Contacta con nosotros 608061974
Servicio de atención al cliente 24 horas

 Mi cuenta

¿El tomate es una fruta? La respuesta definitiva

           

En este post te damos la respuesta definitiva. ¿El tomate es una fruta o es una verdura? ¡¡¡Averígualo con nosotros!!!

¿El tomate es una fruta? La respuesta definitiva

¿El tomate es una fruta? O es quizá una verdura. Seguro que te has encontrado en alguna ocasión inmerso en una discusión sobre si el tomate es una fruta o en cambio es una verdura. Y si buscas por Internet verás que hay un sinfín de entradas explicando que si es una fruta o que si es una verdura. En Fruta de La Sarga nos hemos querido sumar a este debate y le hemos pedido a un Licenciado en Ciencias Biológicas que nos escriba este artículo para saber definitivamente si el tomate es una fruta. A ver qué te parece.

Una comida típica en cualquiera de nuestros hogares suele ir acompañada de una ensalada. Este plato, en el que destacan los alimentos de origen vegetal se puede preparar de muchos modos.

Ahora bien, lo más habitual es que conste de una base de hojas de diversas plantas, verduras como lechugas, espinacas, escarola, canónigos o rúcula. A éstas es muy probable que se añadan, entre otras, partes de plantas de huerta como pepino, tomate o cebolla troceados, acompañados en muchos casos por aceitunas u otros encurtidos.

La ensalada verde, un cajón de sastre

Esta combinación no es la única, pues las ensaladas se pueden elaborar incluyendo en ellas otros alimentos, como la pasta, las legumbres, el arroz, las patatas e incluso alimentos de origen animal como el queso o el atún;  y ya no decir de las múltiples posibilidades que se derivan de aderezarlas con multitud de salsas. En definitiva, un placer para los sentidos que depende de la imaginación de la persona que cocina.

Al final de la comida llegan los postres, que muy probablemente consten de  una variedad más o menos amplia de las partes jugosas, dulces y de colores atractivos de las plantas, de frutas como melocotón, pera, sandía, melón, ciruelas, cerezas, plátanos o naranjas, entre otras.

Bien es cierto que algún cocinero imaginativo incluye trozos de fruta en sus ensaladas, aunque no es habitual encontrar los vegetales que son condimento de las ensaladas entre los postres. Esto da pie a la reflexión que encabeza el presente artículo.

Si nos fijamos atentamente, el tomate presenta varias de las características que atribuimos a las frutas: es jugoso, tiene vistosos colores y, según la variedad, es más o menos dulce; pero no es un alimento que forme parte de los postres normalmente, lo que la excluye de este grupo. Por otro lado, no es verde, lo que la excluiría del grupo de las verduras.

Analicemos, pues, los conceptos de fruta y verdura y veamos si podemos llegar a alguna conclusión.

La fruta y verdura en los diccionarios

El diccionario de la RAE define verdura como: “Hortaliza, especialmente la de hojas verdes”, la misma definición presenta el Diccionario del español actual de Manuel Seco. El diccionario María Moliner lo define como. “Vegetales que se comen verdes”. El Código alimentario español también lo define en este sentido: “Grupo de hortalizas en las que la parte comestible está constituida por órganos verdes (hojas, tallos o inflorescencias).

Partes de una flor

Como vemos, el concepto de verdura es muy amplio y no tiene carácter botánico, sino gastronómico. En general, se incluyen entre las verduras a las hortalizas, es decir, las plantas que se cultivan en la huerta.

Y como podemos deducir de las definiciones, podemos considerar como verdura cualquier parte de la planta, aunque no necesariamente sea verde. Esto nos permite incluir a las coliflores (inflorescencias) pero también a las cebollas (bulbos), las legumbres verdes, como habas, guisantes o judías (semillas) o a las zanahorias (raíces). En buena regla podríamos también incluir como verduras a los tomates, especialmente a las variedades verdes.

Pero no perdamos de vista un detalle, entre las partes de las plantas consideradas como verduras no figuran los frutos, de los que hablaremos un poco más abajo y nos darán la respuesta a nuestro dilema.

El diccionario de la RAE define fruta como: “Fruto comestible de ciertas plantas cultivadas”. El diccionario María Moliner le añade la característica dulce, en el sentido que solemos utilizarlo casi todos: “Se aplica a los frutos húmedos, comestibles y dulces; […]”. El de Manuel Seco hace algo parecido: “Fruto generalmente dulce que puede comerse crudo”.

Fruto es un término botánico, la rama de la biología que se encarga del estudio de las plantas. El diccionario de la RAE, lo define como “Producto del ovario de una flor después de la fecundación, en el que quedan contenidas la semillas, y en cuya formación cooperan con frecuencia tanto el cáliz como el receptáculo floral y otros órganos”. El María Moliner y el Manuel Seco lo definen en los mismos términos y, en los tres casos, se ajusta totalmente al concepto botánico.

El tomate es una fruta

Tras la fecundación, el ovario de la flor sufre una serie de cambios que lo transformarán en el fruto. Básicamente, sus paredes se engruesan y los óvulos que hay en su interior acaban transformados en las semillas.El ovario está formado por una hoja modificada o un conjunto de ellas, los carpelos, que se pliegan sobre sí mismas o se sueldan formando una bolsa totalmente cerrada. La epidermis externa del ovario acaba formando el pericarpio, la piel del fruto; el mesófilo, la capa intermedia, acaba formando el mesocarpio, que en algunos casos, como el tomate, se vuelve jugoso; y la epidermis interna acaba originando el endocarpio, que en algunos casos, como en el melocotón, se lignifica y endurece para proteger a la semilla, o se hace jugoso como en el cado del tomate.

Partes de un melocotón

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no podemos considerar el tomate como una verdura y sí como una fruta, aunque no la consumamos habitualmente de postre, pues es una baya que deriva del ovario de la flor.

Bueno, pues después de toda esta explicación creemos que os habrá quedado claro que el tomate es una fruta. Así lo avala este artículo. Así que aunque el tomate, uno de los productos más consumidos en el mundo, se consuma en ensaladas verdes, sea la base de multitud de platos gastronómicos, es una fruta. Y ya no debe haber más debate.

¿Tú también consideras que el tomate es una fruta? Cuéntanoslo en los comentarios.

Y si te ha gustado este post, ¿a qué esperas para compartirlo?

Manuel Medina Martínez

Licenciado en ciencias biológicas por la Universidad de Valencia.

Coautor de los siguientes libros:
"Ciencias de la Tierra y medioambientales" Editorial Bruño 2009
"Método científico. Métodos de investigación en Biología y Geología" Editorial Bruño 2008
"Botánica. Las funciones vitales en las plantas". Editorial Bruño 2008 

Publicado el 7/9/2016 en Curiosidades

           

RSS 2.0 (Curiosidades) RSS 2.0 (El blog de Fruta de La Sarga)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Fruta a domicilIo
DIRECTA DEL AGRICULTOR

ENVÍOS GRATIS
PARA PEDIDOS DE 8kg O COMPRAS SUPERIORES A 29,95€

RECOMENDADOS

Categorías del blog

Últimas entradas

Archivo