Contacta con nosotros 608061974
Servicio de atención al cliente 24 horas

 Mi cuenta

Mucho ojo con seguir una dieta milagrosa

           

Mucho ojo con seguir una dieta milagrosa

¿Prisas por adelgazar? Mucho cuidado con seguir una dieta milagrosa. Puedes poner en riego tu salud. En este post te vamos a dar algunos sencillos consejos para adelgazar y para que no sufras ningún efecto secundario por esa mal llamada dieta milagrosa que un pseudo-médico o un amigo te ha pasado.

Lo cierto es que cuando llega el buen tiempo nos entran ganas de hacer todo tipo de actividades al aire libre. De ir a la playa, a la piscina, que si montaña… Apetece disfrutar del sol, ponerse el bikini o el bañador.

Esta ansia hace que muchas personas se apunten a lo que habitualmente conocemos como “la operación bikini”. Es decir, quieres perder esos kilos a los que no le dabas importancia durante el invierno. Y sí, ahora con menos ropa, te llega a incomodar

Y es aquí donde entran en juego los complejos  y las reticencias. Nos entran las prisas para sentirse mejor con nuestro aspecto.

No fuerces tu organismo con una dieta milagrosa

Sentirse bien con uno mismo es fundamental y, si durante el invierno o los meses previos al verano, el ejercicio físico ha brillado por su ausencia, es complicado iniciar ahora la famosa operación bikini. Y eso por dos razones:

En primer lugar, porque si durante nueve meses la pereza o el nulo sacrificio deportivo ha sido la tónica habitual tu cuerpo va sufrir el doble si lo quieres adaptar a una rutina de ejercicios diaria-

Y en segundo, porque el asfixiante calor veraniego no ayuda a que tu cuerpo realice las tareas cardiovasculares.

Es aquí donde existen mayores problemas. La rápida deshidratación que podría sufrir una persona que realiza ejercicios deportivos sumados a la exposición a una temperatura superior a los 30º puede ser propicia para que se produzcan lipotimias, desmayos, deshidrataciones y, en el peor de los casos, muertes súbitas.

El organismo origina un esfuerzo extra para mantener una temperatura corporal adecuada expulsando en su mayoría agua y liberando toxinas. Forzarlo no es recomendable. Y la persona que desea obtener rápidos resultados está forzando su organismo.

No te fíes de tu dieta milagrosa

La operación bikini viene de la mano de las llamadas dietas milagro. Periódicamente aparecen nuevas dietas de adelgazamiento, difundidas a través de programas de televisión, revistas de moda, alimentación, etc..., que tienen en común el anuncio de una rápida pérdida de peso sin esfuerzo.

Esta dieta milagrosa conlleva una restricción calórica muy severa que, generalmente, llevan a situaciones de carencias  en vitaminas y minerales y alteraciones metabólicas. También a una monotonía alimentaria que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud. 

Además, la dieta milagrosa es fruto, en muchos casos, de la búsqueda de beneficios económicos más que la promoción de una alimentación sana y equilibrada. Suelen estar prescritas por personas ajenas al campo de la nutrición.

Recuérdalo: La dieta milagrosa no existe

La dieta milagrosa se caracteriza por las escasas calorías que aporta. Suele restringir algún grupo o grupos de alimentos en concreto y  obliga a comer de forma abusiva uno determinado.

Ante esta situación de semi ayuno el organismo reacciona compensando la falta de energía recibida con un aumento de la destrucción de la masa muscular como fuente alternativa de energía, lo que provoca precisamente la pérdida de masa muscular.

Sí, has leído bien. Cuando haces este tipo de dietas solamente PIERDES PESO a costa de perder masa muscular.

¿Y cuál es la dieta más adecuada?

No lo llames dieta, llámala alimentación sana y variada, con alimentos ricos en nutrientes y agua y bajos en calorías, ejercicio progresivo y adaptado a las necesidades de la persona y, sobre todo, la constancia durante todo el año, harán que la operación bikini tenga éxito, aunque no sea para este año, sino para el que viene.

Te dejo unos consejos sencillos que son fáciles de llevar a cabo:

  1. Comer 5 veces al día, en pequeñas cantidades
  2. Beber agua, aproximadamente entre 1,5-2 litros que corresponden a entre 6 a 8 vasos diarios. 
  3. Comer frutas y verduras. Las raciones recomendadas con 3 piezas de frutas y 2 raciones de verduras al día: en total 5 al día. Con esto, aprovecharás e incorporarás a tu organismo vitaminas, minerales y un aporte de agua extra.
  4. Reducir carnes rojas y optar por las carnes magras.
  5. Elegir lácteos desnatados o semidesnatados.
  6. Optar por los cereales integralesantes que por los refinados
  7. Caminar 30 minutos al día, tu cuerpo de lo agradecerá.
  8. Duerme y descansa correctamente.

 ¿Has seguido en alguna ocasión una dieta milagrosa? ¿Cuál ha sido el resultado? Dínoslo en los comentarios.

¿Te ha gustado este post? Si es así, ¿por qué no lo compartes entre tus familiares y amigos? Estaríamos encantado de que lo hicieras.

Por CINTIA SEGURA, Dietista-Nutricionista y Coach Nutricional

Publicado el 21/5/2018 en Salud

           

RSS 2.0 (Salud) RSS 2.0 (El blog de Fruta de La Sarga)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Fruta a domicilIo
DIRECTA DEL AGRICULTOR

ENVÍOS GRATIS
PARA PEDIDOS DE 8kg O COMPRAS SUPERIORES A 29,95€

RECOMENDADOS

Categorías del blog

Últimas entradas

Archivo